miércoles, 17 de noviembre de 2010

TRATAMIENTO DEL ABUSO SEXUAL INFANTIL


Una de las definiciones más completas del abuso sexual infantil es la elaborada por el National Center of Child Abuse and Neglect (NCCAN), que define como "los contactos e interacciones entre un niño y un adulto, cuando el adulto (agresor) usa al niño (víctima) para estimularse sexualmente a él mismo. El abuso sexual también puede ser cometido por una persona menor de 18 años, cuando ésta es significativamente mayor que el niño o cuando está en una posición de poder o control sobre otro menor”.
En lo que se refiere al tratamiento del abuso sexual infantil, estos van centrados a que el menor logre entender, integrar y resolver el hecho de abuso, el cual genera un quiebre en su desarrollo, sus procesos de sociabilización, autoestima y seguridad, además de dotar a la víctima de herramientas y habilidades que le permitan la superación de los efectos que el abuso haya generado en ella. Dentro de los tratamientos encontramos la terapia individual, aquí es necesario sanar los efectos inmediatos derivados de la situación traumática, pero también prevenir las consecuencias devastadoras del abuso en el largo plazo; el trabajo con ellos es poder elaborar las experiencias traumáticas reconectando así los procesos emocionales, promover experiencias cognitivas y conductuales correctivas. La terapia de grupo, ofrece la posibilidad de que el grupo otorgue a cada víctima compartir vivencias y sentimientos similares, por otro lado el grupo facilita el no aislamiento, la interacción social y la puesta en común, haciendo que  este proceso sea un poco más inclusivo. En cuanto al tratamiento de los adultos perpetradores es importante considerar y trabajar la manera que tienen estos de comprender y vivenciar el afecto, la vinculación, su relación de poder y autoridad. La terapia de familia, se dirige a sostener activamente la crisis, para que se revelen los secretos que emerjan y las pautas abusivas que se revelen en toda su crueldad, se realiza una mejor elaboración de esta crisis familiar y una reconstrucción de las pautas de interacción que aseguren un respeto a la individualidad de cada uno de sus miembros. Desde los diversos enfoques teóricos destacan el psicoanálisis, que utiliza la terapia de juego como una herramienta de interpretación del terapeuta. En el caso contrario la psicología cognitiva a la hora del tratamiento hace énfasis en la reestructuración cognitiva, entrenamiento de habilidades de afrontamiento, como por ejemplo: técnicas de control, resolución de problemas, etc. La escuela humanista enfoca su tratamiento a los aspectos más sanos de la personalidad del niño, busca ver al niño desde un parámetro global, integrado mente y cuerpo.  Desde el enfoque sistémico, se parte de la premisa que el abuso sexual infantil es un síntoma de una disfunción familiar, por lo cual sería necesario abordar no sólo al niño sino también a su grupo familiar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada